Florerias en Tijuana


Hoy en día tenemos distintas e inmediatas maneras de comunicarnos ya sea a través de un mensaje de texto, un correo o de las redes sociales.

En realidad, tenemos todo lo que necesitamos para tener relaciones significativas largas y duraderas—con menos excusas por la distancia o el tiempo.

Sin embargo, muchos de nosotros aún intentamos—torpemente—salir en citas, tener relaciones y tratando de crear conexiones significativas con alguien más.

¿Por qué? Porque nuestra comunicación se ha vuelto apática, distraída y casi mundana.

Le decimos a las personas que las queremos a través de emojis. Ya no nos molestamos en hacerles una llamada porque enviar un mensaje de texto es más fácil. Incluso elegimos a nuestras citas viendo la pantalla y deslizando a la derecha con un solo dedo.

Y justo cuando entablar una conversación con alguien se ha vuelto más fácil que nunca, nos hemos vuelto indiferentes con comunicarnos. Hemos dado por hecho las grandes conversaciones y hemos perdido nuestro deseo de ponerle a ello un poco más de esfuerzo.

Te preguntarás: ¿por qué me molestaría en enviar una carta de amor si podemos mandar un WhatsApp más rápido?

Ese es el punto. Las cartas de amor son especiales porque en estos tiempos, casi nadie escribe una.

Especialmente en esta era donde mucha de nuestra comunicación sucede online.

Una carta de amor escrita—de puño y letra—evoca un sentimiento distinto: un ritmo más lento, un recordatorio de los tiempos de antes, con un poco más de intimidad, vulnerabilidad y autenticidad que las personas aprecian más.

Es cierto, no cabe duda que la comunicación en la era de la modernidad es eficiente, ¿pero nos conmoverá de la misma manera que una carta de amor lo hace?

¿Por qué son importantes las cartas de amor?

"El producto más franco, más libre y más privado de la mente y del corazón humano es una carta de amor".

—Mark Twain

1. Cada palabra cuenta

Hay algo simplemente tangible en las cartas de amor que hacen que cada palabra cuente. Y si realmente quieres que tus palabras tengan el mismo peso de lo que sientes, una carta de amor escrita será suficiente. Puede ser algo de la vieja escuela, pero no hay nada más poderoso y vulnerable al mismo tiempo que alguien que deja su corazón en tinta sobre papel.

2. Es algo que puedes sostener

A diferencia de un mensaje de texto o un correo, una carta de amor es algo que alguien puede sostener y guardar. Y seguirá emanando la misma sensación de cuando fue leída por primera vez o cien veces más. De alguna manera, son como memorias. Algo que puede recordarte de un sentimiento o incluso un momento y lugar que fue especial. Son más que palabras efímeras; resisten el paso del tiempo y son un recordatorio de amor permanente.

3. Las cartas de amor hacen feliz a la gente ¡y también a quien la escribe!

Estudios han sugerido que las cartas de amor te hacen más feliz, especialmente si eres tú quien las escribe.

Comprometerse a una actividad relacionada con el amor activa partes importantes de nuestro cerebro, incluyendo aquellas responsables de las emociones, la atención, la motivación y la memoria.

El Dr. Steve Toepfter de la Universidad Estatal de Kent, dice que al realizar cartas de amor con frecuencia, "te sientes más feliz, más satisfecho y si estás sufriendo de síntomas de depresión, esos síntomas disminuirán".

Así que cuando escribes cartas de amor para tus seres queridos, no solo los haces a felices a ellos, sino que también te envuelves en un sano ejercicio con tu cerebro y para ti también. Escribir cartas de amor también reduce el estrés y puede ayudarte a bajar tus niveles de colesterol.

4. Te ayuda a reflejar y decir las cosas más importantes

Escribir es terapeutico. Te permite agrupar todos tus pensamientos y te obliga a pensar en en todo antes de escribirlos permanentemente en papel. Mientras enviar mensajes de texto o hacer llamadas telefónicas es reaccionario, escribir es mucho más deliberado. Es un ejercicio de dar, pero también clarifica aquellas cosas tan importantes que quieres decir.

Una carta de amor es algo que haces para dar. Escribes esas palabras porque quieres decirlas. Quieres comunicar una emoción, solo eso. No hay nada que recibir o pedir. Y tal vez es por eso que es tan íntimo.

5. Es un gran acto de amor

Uno no le da cartas a cualquiera. Uno le escribe cartas a aquellas personas que más le importan, aquellos con quien te sientes seguro y a personas que adoras. Una carta de amor  es un acto de amor y no hay nada meas romántico que profesar adoración a alguien importante. Desde pensar las palabras hasta escribirlas, asegurarte de que signifiquen algo y entregarlas al receptor—es un acto deliberado de esfuerzo y un testamento de amor.

Y para ser honestos, las personas no esperan cartas de amor hoy en día. Así que no solo es un acto de amor verdadero, sino que puede ser una excelente sorpresa para quien la recibe.

6. Mejora tus relaciones

Todas las razones de arriba nos llevan a una cosa: las cartas de amor mejoran tus relaciones. Ponen énfasis en las razones por las que amas, admiras o valoras a alguien. Confirman la importancia de tu relación. Es una señal de que valoras lo que tienes y no tienes miedo de decirlo.

Esto no solo se aplica a las relaciones románticas, sino también a las amistades. Es una forma inteligente y elegante de conectarse con las personas e inspirar conexión y lealtad. El esfuerzo extra no pasará desapercibido

En Rosesland tratamos de recuperar ese romanticismo de antaño. No solo puedes escribir sobre el papel de algunos de nuestros arreglos florales, sino que todos llevan una dedicatoria en la que puedes entregar escritos tus pensamientos. Incluso tenemos algunas tarjetas de regalo con frases románticas. ¿Eres de los que aún escriben cartas? ¿Te ha resultado bien? ¡Cuéntanos en los comentarios!


Información

Autor

Rosesland

Fecha

martes, 17 de marzo de 2020


Explora todas nuestras opciones